La carta de David Coulthard a Michael Schumacher

David Coulthard ha escrito y publicado una carta a Michael Schumacher, en la que considera que la preocupación del mundo por él, es un reconocimiento al siete veces campeón de F1


        Mary   |   3 enero, 2014, 3:42 AM   -   Hace 4 años

David Coulthard - David Sarró - www.noticias-f1.com

 

Como es natural, cuando una persona de la categoría deportiva y humana de Michael Schumacher sufre un grave accidente, el mundo se vuelca en angustia, apoyo, solidaridad y buenos deseos, desde se conoció la terrible noticia del grave accidente de Michael mientras esquiaba en los Alpes franceses, la F1, el mundo deportivo y la sociedad en general se ha revolucionado, los mensajes en redes sociales de personajes públicos relevantes se suceden sin parar, por lo que no nos hacemos eco de ello ya que están a la vista en las redes sociales, y la verdadera noticia que merece toda la atención estos días es el estado de Michael Schumacher, pero David Coulthard ha escrito en el diario The telegraph una conmovedora y sincera carta a Michael que resume en parte su visión sobre, la personalidad del más grande campeón de F1 y merece la pena leerla.

 

David Coulthard, nacido en Dumfries, Escocia, Reino Unido, 27 de marzo de 1971, ex piloto de Fórmula 1 del 1994 hasta 2008 ha pilotado para Williams, McLaren y Red Bull. Desde el año 2009 es comentarista del canal de televisión británico BBC, en las transmisiones de la Fórmula 1. En esta ocasión ha aprovechado su trabajo de comentarista y ex compañero de Michael Schumacher para escribir una emotiva carta de reconocimiento al mejor piloto de la historia, competidor despiadado y al hombre de familia, generoso y amable, ya que Coulthard conoce ambas facetas.

 

Coulthard en los párrafos de su carta reconoce su admiración por Michael, así como admite, que nunca estuvo al nivel de Michael y que fue el punto de referencia para él ya que si le ganaba una victoria o un podio, sabía que había hecho un muy buen trabajo. Él le daba credibilidad profesional. También explica que cuando se retiró le propuso intercambiar los cascos ya que sabía que Coulthard los coleccionaba y el casco de Michael sigue siendo una de sus posesiones más preciadas.

 

Por último como todos los demás, Coulthard espera que una vez más Michael salga victorioso y pueda ver todo el cariño y el apoyo que está recibiendo.

 

Carta de David Coulthard:

“La preocupación por el bienestar de Michael Schumacher en las últimas 36 horas, no sólo desde el mundo de la Fórmula 1, sino del deporte y la sociedad en general, ha sido maravilloso de ver, en mi opinión, constituye un reconocimiento largamente esperado para Michael como un verdadero grande. Sólo espero y rezo para que Michael Schumacher salga adelante para que pueda ver todas las cosas bonitas que se están diciendo acerca de él.

 

La verdad es que no creo que Michael nunca ha recibido realmente el elogio o reconocimiento que sus impresionantes logros merecían. Y lo digo que ahora, con la perspectiva del tiempo.

 

Durante años, Michael era el villano perfecto, sobre todo en Gran Bretaña: el alemán, despiadadamente eficiente, ultra- agresivo. Mientras que otros de los grandes anteriores, como Sir Jackie Stewart o Juan Manuel Fangio, dejaban la puerta abierta a sus rivales cuando eran más lentos que ellos, por miedo a que lo que fácilmente podría haber sido un fatal contacto, Michael siembre iba a por todas en la búsqueda de la victoria.

 

A veces se pasó de la raya -Jerez 1997 y Rascasse 2006, me vienen a la mente – y esas indiscreciones fueron difíciles de aceptar por los puristas del deporte. Él estuvo marcado por algunos, incluyéndome a mí, como un campeón contaminado. Pero no se pueden discutir sus logros.

 

Porque, a fin de cuentas, él tenía las mismas reglas y los mismos comisarios de carrera que el resto de nosotros. Y nos destruyó.

 

Llegaba a ser exasperante. Tuve numerosos encuentros con Michael. El más posiblemente fue en Spa en 1998 donde chocamos con la pista mojada y asaltó el garaje de McLaren para acusarme de tratar de matarlo. Le pregunté más tarde, en la exasperación, si es que él no se había equivocado en algún momento de su vida. “No que yo recuerde”, respondió. Para mí, esto es algo que lo resume todo.

 

Tenía una confianza en sí mismo total y absoluta. Eso es lo que le ha hecho campeón.

 

Y es lo que es un campeón: 91 grandes premios ganados y siete títulos mundiales de pilotos. Puedo decir ahora, y de nuevo, gracias al beneficio de la retrospectiva, que yo nunca estuve a su nivel. Es algo que uno no puede admitir, incluso a uno mismo, durante tu carrera, porque es necesario tener confianza en uno mismo, pero no tengo problemas para reconocerlo ahora.

 

Michael fue el punto de referencia para mí. Si le ganaba una victoria o un podio, yo sabía que había hecho un muy buen trabajo. Él me dio credibilidad profesional.

 

Como ya he dicho, no siempre miramos a los ojos, pero había dos lados en Michael.

 

Él era un competidor despiadado pero al mismo tiempo era un hombre de familia, generoso, amable. Si usted fuera parte de su círculo de confianza entonces él era leal. Si no, sabes que no te podrías acercar.

 

Nunca supe exactamente a qué bando pertenecía yo, pero nuestra relación compartida con Mercedes-Benz hizo que coincidiésemos con regularidad.

 

Recuerdo haber sido invitado a fiestas privadas de Michael tras el Gran Premio de Alemania y quedarme a fumar puros con él, ya tarde, en la noche después de unas copas, hablando sólo de la suerte que teníamos que estar haciendo lo que nos encantaba.

 

Siempre ha habido un respeto subyacente. Cuando Michael se retiró a finales de 2006 se acercó a mí y me sugirió que intercambiásemos nuestros cascos. Ni siquiera se me había ocurrido preguntarle a él. ¿Por qué habría querido mi casco? Pero él sabía que yo los coleccionaba y me sentí honrado de que me ofreciera el suyo. Sigue siendo una de mis posesiones más preciadas y sé que el mío lo guarda en su casa de Suiza.

 

Creo que Michael podría haber conseguido ese reconocimiento público antes si no hubiera quemado sus naves con los medios de comunicación británicos, a quienes él estaba completamente cerrado, por lo menos durante su primera etapa. Creo que Sebastian Vettel ha aprendido de esa experiencia.

 

En cualquier caso, el regreso de Michael con Mercedes demostró que tenía un lado más humano. Y de una manera divertida, que cimentó su legado en lugar de dañar su figura.

 

Al verlo por detrás de Sebastian y Lewis o Fernando Alonso, no siempre por culpa del equipo, demostró que el tiempo no espera a nadie. Su dominio de la primera etapa hacia asumir que el simplemente nos barrio a todos ante él. Esas luchas con Mercedes nos dieron, la confirmación de los increíbles niveles de consistencia que había logrado antes en su primera carrera”.

 

Este accidente de esquí se ha conectado a Michael que el resto de nosotros en un nivel humano de una vez por todas. Aquí hay un padre, como cualquier otro, su esposa e hijos a su lado orando por él para salir adelante. Es algo a lo que todos nos podemos identificar.

 

Lo terrible es que, a menudo, se necesita algo como esto antes de decir lo que realmente sentimos acerca de alguien.

 

Espero que en este caso, con Michael al haber recibido la atención médica rápida, y dado el hecho de que sigue recibiendo el mejor tratamiento posible, él va a salir victorioso una vez más. Y cuando lo haga, se va a dar cuenta del gran cariño que recibe”.

 

 

 

Al igual que David Coulthard, desde aquí esperamos que muy pronto podamos tener la mejor noticia de Michael Schumacher, que ha vuelto a ganar una gran batalla, como tiene que ser.

 

Imagen: David Sarró

Síguenos:

Suscribirse a mi canal en YouTube

Comentarios:


    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   Como es natural, cuando una persona de la categoría deportiva y humana de Michael Schumacher sufre un grave accidente, el mundo se vuelca en angustia, apoyo, solidaridad y buenos deseos, desde se conoció la terrible noticia..…

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.